Baldosas de exterior resistentes a las heladas

En el momento de elegir un pavimento para la construcción de zonas de jardín o para la renovación de su terraza, tomará en cuenta no sólo la estética de la cerámica sino también su inalterabilidad a la climatología y al paso del tiempo. Respecto a la durabilidad de las baldosas de  exterior, a su desgaste por las inclemencia del tiempo, ésta depende fundamentalmente de la resistencia de las baldosas al choque térmico, es decir a los cambios bruscos de temperatura muy habituales en zonas continentales.

Las baldosas de Terraklinker soportan perfectamente la exposición a las inclemencias meteorológicas, tanto el choque térmico antes citado como al hielo. Para resistir a las heladas es importante no sólo soportar temperaturas por debajo de los -40º C sino también soportar muchos ciclos de hielo-deshielo. Para cumplir la norma UNE-EN ISO 10545-12 una baldosa cerámica debe resistir 100 ciclos de hielo-deshielo, a petición de Terraklinker se realizó el ensayo con 200 ciclos y las baldosas no sufrieron ningún cambio en su estructura ni en su aspecto.

Un material es durable no sólo por aguantar las condiciones climáticas más adversas sino también por su resistencia al tránsito y al uso (Dureza 8 en la escala Mohs para las baldosas Terraklinker).

En zonas con climas muy fríos con heladas, humedad y choques térmicos es imprescindible que el pavimento escogido sea seguro, es decir que sea antideslizante de Clase 3 (según el código técnico de la construcción).

Sea cual sea la colección que escoja para su terraza o su porche…, aunque tenga aspecto de barro o terracota como la colección Antica, todos los pavimentos Terraklinker resisten perfectamente a las heladas y al choque térmico.

Si desea asesoramiento sobre nuestros productos, llámenos al 937 412 970 o mándenos su solicitud a través de nuestro formulario.

Baldosas de exterior resistentes a las heladas